Cuentos

El cuento en cuarentena | Asfódelo

Por César Velázquez Cervantes

Relianeme piadosa, aleja del fuego aromático y de sus dones masculinos a Duardo. Aléjalo de su aliento seductor de mancebo gallardo. Aléjalo, Relianeme, madre fundadora de mi prosapia… 

De esa manera Úlian rezaba para que Duardo no cayera enamorado de Neue. Triangulo umbrío: Tres varones enamorados en la edad del primer desamor.

*

Duardo comenzó a desear a Úlian cuando vio su cuerpo frágil. Duardo dejó de desear a Úlian cuando Neue le robó un beso y acarició su miembro. Duardo terminó de enamorarse de Neue cuando Úlian quiso que le hiciera el amor.

**

Úlian siempre amó a Duardo. Fue el primer hombre que vio desnudarse delante de él. Fue también la primera vez que deseó con la carne otra carne… Úlian odió a Neue cuando al salir del trabajo invitó a Duardo por un trago. Úlian odió a Neue cuando éste se dejó hacer el desamor en una habitación. Úlian odió a Neue cuando Duardo dejó de interesarle, cuando Duardo dejó de brillar y solo buscaba el cuerpo de Neue para desamarlo más. Para odiarlo más.

***

Neue amaba ser odiado por Úlian. Neue amaba ser amado por Duardo. Neue amaba ser desamado en su cama por Úlian. Neue de vez en cuando disfrutaba beber con una mujer que terminaría por enamorarlo. 

Ella, cabe mencionar, lo rechazó.  

Categories: Cuentos

Tagged as:

Deja un comentario