Poesía | Reloj de arena

Foto de Jordan Benton en Pexels

Por Pilar Sanjurjo Murujosa

 

                 me persigue un reloj
                 llueve arena de su vientre
cae lenta, 
        suavemente,
               se amontona y acumula en la costa
contemplo
                 que se me pasa la hora,
                 que ya estoy en hora
                 de sumergirme 

                 la playa se inunda 
                 me dejo llevar por la
marea que, como engranajes rotos
                 me devuelve a la orilla
rechaza mi ritmo
                 la ausencia también es un tiempo

                 no hay fuga posible. estoy como
                 sonámbula, la correntada 
                 me revuelve el
estómago/pelo/la ropa se rasga 
                ¿cómo se escapa del zig-zag?

             me vuelvo sal y
     me adhiero como parásito a los 
             caracoles/algas/corales
             los golpes están puliendo mis hábitats 
en un momento no voy a ser
             más que marcas  pero eso ya no interesa
             no es una épica despedida 
no soy
             mártir de la carencia