Poesía | Deshielo

Ilustración: Cyntia Kent

Por Pilar Sanjurjo Murujosa

un cubito de hielo
                     se desliza 
por mi hombro 
                             y cae
como en un tobogán 
por mi clavícula

deja huellas en el esternón
y se deshace en el ombligo
deja una laguna melancólica
que salpica mi dedo índice    
                                               -quiero más-
quiero más de ese frío erizando
cada pelito que raspa
                                      áspero, 
juega con la tensión 
de la insoportable necesidad
de querer más

no es cruel, es su esencia
acuosa y vacía, que se derrite
cuando roza el sol, 
                               no entiende
y se desintegra con el tacto
que le entrega la sangre

no le niego mi piel
me entretengo con su limitado
tiempo de furia 
                            lo dejo 
lo dejo esconderse en mi boca
para que sueñe con vapor 
y besos de otra especie