Poesía | Una tragedia, una leyenda, un loco, un enamorado

Foto de Cyntia Kent

Por Daniel Gutiérrez

Tengo que caminar solo durante el día.
Trabajar doble jornada.
Sentir mi ausencia en la mañana.

Aún no sé lo que tengo.
Entre más me esfuerzo más cansado vengo.
Estoy muriendo.

No sé cómo decirlo.
Mi mirada está quebrada.
Mi canto ya no es más que una tonada.
Altas horas de la noche.
Mi única amiga se fue de viaje.
Me echaron de mi casa.
Por mensaje sé que ya no tengo nada.

Aquí es donde te detienes a pensar.
¿Estás dispuesto a entregar
todo lo que estuviste por soñar?
Yo.
Sangre por dentro.
Miré al mundo, estuve muerto.

Por dentro sé de qué estoy hecho.
Un poco de tinta que sale en estas letras.
Al fin entendí.
Que no estoy muerto.
La plata ilumina mi luna y pinta mis estrellas.

¿Cómo terminar aquí?
¿Acabamos de empezar
O solo empezamos a terminar?

Recomendación editorial para complementar: No more home, no more love de Soko.
Sigue nuestra playlist: Zompantle te lee.